El film de Tornatore, una historia en la que se entremezclan falsificadores y falsificaciones, ensoñaciones y realidades y fobias de distinta naturaleza, nos retrotrae al mejor cine de los años cincuenta que manufacturaba Hollywood cuando era una fábrica de sueños, a películas como La mujer del cuadro de Fritz Lang, por ejemplo, Laura de Preminger o Rebeca, del maestro del suspense, ese género que aunaba misterio y romanticismo en sus imágenes…

Publicada en Calibre.38

Anuncios
“La mejor oferta” en Calibre .38